Archivo de la etiqueta: Estambul

El Hipódromo de Constantinopla

Estándar
El Hipódromo de Constantinopla

HipódromoNo podía haber una ciudad romana de cierto fuste sin hipódromo y la que llegó a ser capital del imperio en sustitución de la mismísima Roma tuvo uno que verdaderamente hizo honor a su grandeza. Actualmente es la plaza de Sultanahmet y aunque la presencia de la Mezquita Azul parece eclipsar todo lo demás, los visitantes pueden admirar los restos del que fue el centro de la vida social de la ciudad y que todavía alberga algunas muestras de su esplendoroso pasado. Entre ellas, el monumento más antiguo de Estambul, el obelisco egipcio traído desde Luxor que tiene 3500 años. Lee el resto de esta entrada

Anuncios

Abril en Estambul. El Festival del Tulipán.

Estándar
Abril en Estambul. El Festival del Tulipán.

Tulipanes 2014Los tulipanes son originarios de Asia Central. En las estepas de Kazajstan y las estribaciones de la cordillera del Pamir, los turcos conocieron esta flor y la llevaron con ellos en su largo viaje hasta Anatolia. Los sultanes otomanos fueron grandes aficionados al cultivo de los bulbos y los jardines de Estambul se llenaban de color todos los años al llegar la primavera. En 1554 el embajador de Austria ante la Sublime Puerta vio a un hombre que llevaba un tulipán en el turbante y le preguntó por el nombre de la flor. Sin embargo, el hombre creyó que le preguntaba por la prenda de cabeza y le contestó tülbend que significa turbante. Debido a ello, la flor se conoció en Europa como tulipán, en lugar de su verdadero nombre lale. Todos los años en Abril, el Ayuntamiento de Estambul celebra el Festival Internacional del Tulipán de Estanbul. Este año se han plantado 20 millones de tulipanes en todos los parques, parterres y jardines de la ciudad. Si hay una época en la que la visita a la ciudad tiene algo especial, es durante el mes de abril.

Lee el resto de esta entrada

La Torre de Gálata

Estándar
La Torre de Gálata

Galata-3Uno de los símbolos de Estambul es esta torre de casi 70 metros de altura que se eleva sobre el barrio de Beyoglu, en el lado norte del Cuerno de Oro. En ese lugar, junto a Constantinopla, hubo una antigua colonia genovesa que se declaró neutral durante el asedio de la ciudad y no ayudó a los bizantinos frente a los atacantes otomanos. En agradecimiento, Mehmet el Conquistador permitió a sus habitantes conservar sus casas, negocios y propiedades. Este próspero barrio de comerciantes extranjeros es hoy una animada zona de cafés, galerías de arte y pequeños hoteles en cuyo centro se encuentra el monumento desde el que se pueden contemplar las vistas más espectaculares de Estambul. Si aún no entendemos la geografía de la ciudad, desde allí arriba veremos como se extiende sobre dos continentes. Los amantes de las fotos panorámicas disfrutarán de un buen rato desde el mirador de la torre. Lee el resto de esta entrada

Pierre Loti. El mirador del Cuerno de Oro.

Estándar
Pierre Loti. El mirador del Cuerno de Oro.

Pierre LotiSi alguna vez te has preguntado el motivo por el que llaman así al Cuerno de Oro, deberías acercarte a Pierre Loti a la hora de la puesta de sol para ver como la luz de la tarde da un brillo dorado a las aguas de la ría. El mejor lugar para contemplarlo es la colina que recibió el nombre del escritor francés en reconocimiento a su cariño por la ciudad. La visita a la mezquita y tumba de Eyüp Sultan se complementa perfectamente con la subida a Pierre Loti y juntas constituyen una excursión muy recomendable.

Lee el resto de esta entrada

Los mejores azulejos de Estambul. La mezquita de Rüstem Paşa.

Estándar
Los mejores azulejos de Estambul. La mezquita de Rüstem Paşa.

Rüstem Paşa con Suleymaniye al fondoAunque muchos visitantes de la ciudad pasan frente a ella cuando visitan el bazar de las especias y el puente gálata, hay algunos que se pierden la más soberbia colección de azulejos de Iznik que hay en Estambul. Si hemos quedado impresionados por el interior de la mezquita azul, no debemos perdernos este monumento del maestro Sinan. Aquí están las obras de los mejores artistas que sirvieron posteriormente de modelo para la producción en gran escala utilizada en Sultanahmet. La visita tiene el aliciente de buscar la entrada, muy escondida entre las callejuelas comerciales situadas bajo el propio edificio. Lee el resto de esta entrada

La Cisterna Basílica. Un respiro en pleno Sultanahmet.

Estándar
La Cisterna Basílica. Un respiro en pleno Sultanahmet.

Cisterna estambulLa visita a Sultanahmet, sobre todo en temporada alta, suele estar acompañada de colas para entrar a los sitios, grupos de turistas, calor y mucho bullicio. En pleno barrio, sin embargo, encontramos un lugar diametralmente opuesto. Silenciosa, fresca y en penumbra, la Cisterna Basílica, o como la llaman los turcos el Palacio Sumergido, nos ofrece ese entorno de misterio que muchos buscan en su visita a Estambul. El paseo sobre pasarelas a pocos centímetros del agua atravesando el bosque de columnas de mil quinientos años de edad, hasta llegar a las misteriosas cabezas de Medusa, es algo que sin duda recordaremos de nuestro viaje. Lee el resto de esta entrada

Kiz Kulesi. La Torre de la Doncella.

Estándar
Kiz Kulesi. La Torre de la Doncella.

Kiz KulesiLa minúscula isla situada en la costa asiática del Bósforo es uno de los iconos de la ciudad. La vista de su torre con las mezquitas imperiales al fondo es uno de los atardeceres más destacables de Estambul y el desplazamiento hasta allí nos permite conocer un poco del día a día de la ciudad, con su ir y venir en varios medios de transporte cruzando de un continente a otro. Si queremos, podemos reservar en el elegante restaurante que hay en la torre para disfrutar de una cena con las luces de la ciudad como escenario, pero tomar un té sentados en el paseo de Salacak también es una magnífica y económica opción para contemplar las vistas desde el lado asiático, con el incesante tráfico marítimo del Bósforo en primer plano.

Lee el resto de esta entrada

Eyüp Sultan. La primera mezquita de Estambul.

Estándar
Eyüp Sultan. La primera mezquita de Estambul.

EyupMuchos turistas visitan los monumentos más famosos de Estambul y se marchan con una excelente visión de la arquitectura y los paisajes de la ciudad. Sin embargo, las zonas más conservadoras y tradicionales suelen quedar fuera de los programas. Los visitantes que quieren conocer un poco de esa parte de la sociedad turca, tienen una excelente oportunidad visitando Eyüp Sultan, la primera mezquita que se construyó en Estambul tras la conquista.

En realidad, Eyüp es el nombre que los turcos dan a Abu Ayyub al-Ansari, uno de los compañeros del Profeta que se implicó activamente en la expansión de la nueva religión por medio de la guerra. Sin embargo, las murallas de Constantinopla demostraron ser un obstáculo demasiado poderoso para el joven ejército árabe y Abu Ayyub al-Ansari murió en el intentó de tomar la ciudad en el año 670. Fue enterrado cerca de las murallas y su tumba permaneció perdida durante siglos.

Lee el resto de esta entrada

Palacio de Yildiz. La última residencia imperial.

Estándar
Palacio de  Yildiz. La última residencia imperial.

YildizTras la conquista de Constantinopla, los sultanes otomanos comenzaron residiendo en el Eski Sarayi, la actual universidad de Estambul. Posteriormente ordenaron la construcción del conocido palacio Topkapi, Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, que fue sustituido como sede de la corte en 1856 por el palacio de Dolmabahce a orillas del Bósforo. En 1887, el sultán Abdulhamid II, buscando un lugar mejor protegido, se trasladó al magnífico palacio de Yildiz, la última de las residencias imperiales de los sultanes otomanos. Este lujoso lugar tiene el atractivo añadido de encontrarse rodeado del mayor espacio verde del centro de Estambul. Situado entre Dolmabahce y Ortakoy es uno de los grandes ignorados por los turistas a pesar de su magnífico estado de conservación y de la proximidad a otras zonas muy visitadas. Lee el resto de esta entrada

Rumeli Hisari, la llave del Bósforo.

Estándar
Rumeli Hisari, la llave del Bósforo.

Rumeli HisariCuando Mehmet el Conquistador decidió su ataque final a Constantinopla, comprendió que debía cortar los suministros que la ciudad recibía desde el Mar Negro a través del Bosforo. Unos años antes, el sultán Bayecid I había levantado una fortaleza en el lado asiático del punto más estrecho del Bósforo y Mehmet decidió construir otra frente a la primera, la llamó Rumeli Hisari, que en turco significa Castillo en tierra de Roma, por encontrase en el lado europeo. Lee el resto de esta entrada